Décimas de Luna Nueva

No es la salida del Sol
la que hace arrancar el día,
es que tu boca sonría
con curvatura veloz.
Es el timbre de tu voz
el que inicia la alborada.
Es que amanezcas soñada
y cromatices la vida.
Es tu cadencia mecida,
es el brillo en tu mirada.

 

Transito por la certeza
de lugares oportunos
donde tu sonrisa acuno
tras tus labios de cereza.
Una onírica proeza
verte y no sucumbir.
Plácido es el transcurrir
de la mañana contigo,
das a mis penas abrigo.
De mis cuitas elixir.

 

Cuando arriba mi descanso
me transformo en centinela
como un guardián, noche en vela,
o un dolor busca remanso.
De admirarte no me canso
cuando acabas tu jornada.
Y te asomas, azorada,
reflejo de luna nueva,
cuando invisible se eleva
en una noche añorada.

 

Tú te vas. Yo permanezco.
Y mi tarde se oscurece
pues tu olor desaparece
y de ausencia yo perezco.
El estruendo no merezco
del silencioso vacío.
Como guajiro en bohío
que espera a sus invitados
yo te espero amohinado
tal que la yerba al rocío.

 

No es el colorido ocaso
el que al día pone fin,
como el olor a jazmín
aligera mis fracasos.
Que el Sol detenga su paso
el día no finiquita.
Es que tu cierres, marchita,
la persiana de tus ojos
y yo intente con arrojo
que tu adiós no me transmitas.

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

3 comentarios sobre “Décimas de Luna Nueva

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: