Esos Ojos…

Dos lagos profundos con luna nueva
que me sonríen, y en su interior desnudo
descubro la sombra de la eternidad
reclamándome y a la vez juzgándome
por la indecisión presente en mí.
Dos trozos de cosmos que se proyectan,
como los brazos de una sombra,
hacia mis humildes ojos sin merecerlo.
Me siento feliz cuando fijas tus ojos,
mezcla de asombro, curiosidad, ternura,
fuego, hielo, humano, divino, en mí.
Dos azabaches azucarados que me hieren
en su inmensa redondez de luna llena.
Dos tizones ígneos que al mirarme
dan calor a mis mejillas y las encienden.
Esos dos ojos selenitas me obligan, sin querer,
a fijar mi vista en ellos y a la vez en ti.
Dos ojos en los que descubro el brillo eterno
de lo que es finito y perecedero.
Esos ojos a los que he coronado con amor
como mi sol, mi dios, mi destino, mi todo.
Esos dos ojos,…

 

 Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: